"El aprendizaje con alegría es un refuerzo positivo que el cerebro trata de repetir"

31 de mayo de 2017

Jesús C. Guillén es profesor del posgrado 'Neuroeducación: aprender con todo nuestro potencial' de la Universidad de Barcelona y del Máster en Neurodidáctica de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Es coautor del libro 'Neuromitos en educación: el aprendizaje desde la neurociencia' y autor del blog sobre neuroeducación 'Escuela con Cerebro'. Aunque ahora trabaja con adultos, tiene más de quince años de experiencia en la enseñanza de las ciencias con adolescentes.

En primer lugar, ¿qué es la neuroeducación y por qué es importante tener en cuenta sus hallazgos a la hora de educar?

La neuroeducación es un enfoque transdisciplinar (neurociencia, psicología y pedagogía, básicamente) que tiene como objetivo mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje basándonos en lo que sabemos sobre el funcionamiento del cerebro. En el fondo, consiste en acercar la ciencia al aula (o a cualquier otro contexto educativo) parta que los educadores sepamos qué es lo que funciona (incidencia en el aprendizaje) y por qué funciona.

Un cerebro triste o aburrido, ¿puede aprender?

Disponemos de un sistema de recompensa cerebral en el que interviene la dopamina (motivación intrínseca) que facilita el aprendizaje durante toda la vida. Este mecanismo de acción está asociado a las experiencias positivas. A diferencia del dolor, el aprendizaje con alegría es un refuerzo positivo que el cerebro trata de repetir y ello permite consolidar mejor la información.

El doctor Francisco Mora, uno de los principales expertos en neuroeducación de nuestro páis, ha señalado en más de una ocasión qué es necesario ser cautos ante las evidencias de la neuroeducación. ¿En qué estadio se encuentran las investigaciones en este ámbito?

Las investigaciones en neurociencia siguen suministrando información relevante sobre el funcionamiento del cerebro pero, desde la perspectiva de la neuroeducación, asumimos un enfoque integrador y transdsiciplinar. Las neuroimágenes son insuficientes para explicar cómo aprendemos mejor.

España no destaca como referente educativo a nivel internacional. ¿Qué cambios tiene pendiente nuestro sistema educativo?

No nos podemos limitar solo a lo meramente académico. La nueva mirada educativa ha de considerar el aprendizaje por y para la vida. Queremos educar buenas personas que puedan desenvolverse de forma adecuada y mejorar así la sociedad.