"El dispositivo digital no puede servir como sustituto de la atención, juego y cariño familiar o como artilugio con el que calmamos rabietas o premiamos acciones"

21 de julio de 2017

Esteban Vázquez Cano es Doctor en Ciencias de la Educación y profesor de la Facultad de Educación de la UNED. Del 12 al 14 de julio dirigirá el curso “Aprendizaje ubicuo y móvil” en el Centro Asociado a la UNED en Pontevedra.

En 2015, un estudio francés reveló que el 58% de los menores de dos años ya había utilizado tabletas o teléfonos móviles. ¿Cuáles son las consecuencias del uso prolongado de este tipo de dispositivos?

Los niños y niñas de hoy en día nacen en una sociedad completamente tecnologizada y su interacción con las pantallas se realiza desde los primeros años de vida. Esta exposición a los dispositivos móviles si es muy puntual y controlada por los padres y madres no conlleva ningún problema. Pero, desde mi punto de vista, la exposición y uso de estos dispositivos debería realizarse desde la educación infantil, a través de la integración didáctica de los dispositivos para el desarrollo cognitivo de los niños y con un uso limitado en el tiempo. Lo que nunca se tendría que permitir es que el dispositivo digital sirva como sustituto de la atención, juego y cariño familiar o como artilugio con el que calmamos rabietas o premiamos acciones.

¿Es posible estimular un cerebro joven de tal forma que la vida cotidiana deje de resultar excitante?

La vida cotidiana es “la vida”, la real; la que todos vivimos con sus buenos y malos momentos. La tecnología ya forma parte de esta vida cotidiana y mandar un whatsapp o ver un vídeo en youtube para saber hacer una tarta son, entre otro sinfín de actividades, usos cotidianos de la tecnología. Los jóvenes y no tan jóvenes están creando una vida virtual paralela a la real en la red. Instagram, Facebook, Whatsapp, Twitter son herramientas que utilizamos para proyectar nuestra vida real en la virtual entremezclando las dos. El gran poder de lo audiovisual, su inmediatez y facilidad de uso hace que, en muchas ocasiones, sea más excitante y más divertido olvidarse de lo real y vivir un mundo virtual. El problema reside cuando lo virtual es un anhelo de lo que queremos ser y no podemos en la vida real. Hay que educar a los jóvenes en un uso responsable, seguro, pero real de la tecnología.

¿Cuáles son las principales ventajas del uso de las tecnologías móviles en el aula?

La pregunta es muy pertinente porque justo sobre estos temas vamos a hablar, discutir, plantear muchas cuestiones abiertas en el desarrollo el Curso. Las tecnologías móviles son un aliado y un recurso más, no constituyen la panacea para mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje. Lo importante es el uso didáctico y aplicado que se hacen de los recursos, incluidos los tecnológicos. Si se me permite un juego fonético en inglés claramente entendible: Lo importante es “think” no el “click”. Para ello, la formación inicial y continua del profesorado es esencial.

En España el uso de este tipo de dispositivos todavía se prohíbe en muchos colegios. ¿Estamos anticuados?

Existe mucho respeto y, también desconocimiento, del uso responsable, cívico y educativo de los smartphones en las escuelas y entre el profesorado. Cuando un docente no se siente seguro con el empleo de un recurso, lo evita. El mal uso de los teléfonos en los institutos es un problema y su control es un dolor de cabeza para muchos profesionales de la enseñanza. El “ciberbullying”, el “sexting”, la intromisión de la intimidad, etc., son problemas graves que se producen con el mal uso de estos dispositivos e inhiben su gran potencial educativo. Los padres y madres, la escuela y la sociedad, en general, precisan de una educación tecnológica que permita un uso seguro y cívico de los dispositivos digitales.

¿Cuáles son los objetivos del curso y a quién está dirigido?

El equipo de expertos del curso pretende, a través también del diálogo y debate con los participantes, responder a interrogantes que se plantean cuando se trata de integrar con normalidad y productividad los dispositivos digitales en la enseñanza de forma normal, formativa y pedagógica. Parte de los profesores participantes hemos realizado una investigación durante tres años sobre estas cuestiones y llegamos a resultados muy alentadores de los cuales hablaremos también. Estoy convencido de que quienes acudan a este curso van a encontrar muchas luces para empezar o seguir utilizando estos medios de forma racional, educativa e integradora. La evolución nos lo pide. La necesidad nos lo demanda. Y la temática que se aborda en el curso puede ser de utilidad, no solo para profesores, sino también para estudiantes, padres y madres de familia, directivos de organizaciones sociales, concejales de cultura, administrativos, etc.