"Me quedo con todos esos compañeros y compañeras a los que pude ayudar cuando tuvieron problemas, dudas o simplemente necesitaron a alguien que los escuchase, aconsejase y animase a seguir adelante”

28 de agosto de 2017

Benito López Pazos, graduado en Geografía e Historia por la UNED y actualmente estudiante de Historia del Arte en el Centro Asociado, ha sido desde el 2015 el delegado de Estudiantes del Centro Asociado a la UNED en Pontevedra. Desde el 2013, ocupaba también el cargo de delegado de su propia Facultad. Tras superar los cuatro años que marca como límite el reglamento, ha sido relevado por Marisol Fernández, elegida por los estudiantes el pasado mes de junio como nueva delegada de alumnos. 

¿Cómo valorarías estos dos años como representante de estudiantes del Centro Asociado?

Cuando comencé mi ejercicio como delegado del Centro Asociado veníamos de un periodo fallido en la representación de estudiantes en Pontevedra. Si bien, los delegados de las diferentes facultades habíamos ejercido nuestros mandatos con solvencia, mi predecesor al frente de la Delegación de Alumnos, por motivos que nunca llegamos a conocer, dejó de ejercer sus responsabilidades, pero sin dimitir del cargo. De hecho, ni siquiera recibí un relevo de su parte, por lo que, tanto yo, como los delegados de facultad que me acompañaron en la institución, nos encontramos con todo por hacer. Sirva esta entrevista para agradecer su apoyo y su trabajo a el equipo que me acompañó en mi mandato: Pablo Fernández, Félix Rei, Oscar Busto, Ramiro Bustos y Alfredo Vázquez. Mis logros también son suyos.

Teniendo en cuenta la experiencia anterior y entendiendo que el delegado de alumnos debe tener una presencialidad mínima en el Centro Asociado, me marqué como objetivo acudir a sus instalaciones, como mínimo, una vez por semana lectiva y así lo hice durante todo el mandato. Era necesario darle a la figura del delegado y a la propia Delegación de estudiantes una visibilidad que no tenía. Pienso que en este aspecto el objetivo se logró ya que, hoy en día, tanto la Dirección del Centro Asociado como las diferentes coordinaciones tienen siempre en cuenta a la Delegación de estudiantes y estamos presentes tanto en los Órganos de Gobierno como en todas sus actividades, haciendo propuestas o participando en iniciativas como las Jornadas de Acogida o el programa Mentor-UP.

Hacer balance de un periodo tan heterogéneo siempre es complicado, pero valorando todo lo conseguido, he de decir que el saldo es positivo y si me tengo que quedar con algo, en lo personal, es con todos esos compañeros y compañeras a los que pude ayudar cuando tuvieron problemas, dudas o simplemente necesitaron a alguien que los escuchase, aconsejase y animase a seguir adelante.

¿Crees que se aprovechan todos los mecanismos de representación qué existen?

Evidentemente no. En la UNED, a pesar de ser la primera universidad de España en número de matriculados, los estudiantes no son conscientes de que pueden hacer mucho, tanto por ellos mismos, como por la propia Universidad. Cada vez pagamos más y recibimos menos, es un argumento muy manido el de “pagamos como en una presencial y no tenemos ni un 10% de sus ventajas y atenciones” y, si bien tenemos otras muchas cosas a cambio, la premisa no deja de ser cierta. Pagamos además por unos materiales y bibliografías que, en ocasiones, dejan mucho que desear, editados en algún caso, por los propios equipos docentes, disfrazando su propio lucro personal, con el pretexto incierto de que son manuales adaptados para la educación a distancia. También vemos las injusticias que se cometen en algunas correcciones de exámenes y como el corporativismo docente hace que sea imposible luchar contra esto.

Con una representación de estudiantes fuerte y con un alumnado participativo y que reivindique sus derechos, se podrían lograr grandes cosas. Sin embargo, tenemos como ejemplo el fracaso que se ha producido en las últimas a elecciones a representantes de estudiantes. Si descontamos el éxito sin precedentes de Pontevedra, a nivel estatal, de 62 Centros Asociados, solo 13 consiguieron un delgado de Centro.

La UNED es, por su sistema de estudios y características propias, una universidad diferente. Para la mayoría de sus estudiantes requiere un gran esfuerzo y sacrificio. ¿Cuál es la asignatura pendiente de esta Universidad con sus alumnos?

La UNED tiene que adaptarse a la heterogeneidad de su alumnado y atenderles en sus necesidades. En los últimos años se está produciendo una trasformación en la tipología de os estudiantes de la UNED. Cada vez son más los jóvenes que la eligen como primera opción, ya sea por no haber superado la nota de corte para algunas titulaciones que ofrece la universidad presencial o por no tener que abandonar el hogar y desplazarse a otras ciudades. Sin embargo, no consigue retenerlos y la tasa de abandono aumenta también año tras año. En la UNED debemos preguntarnos ¿Qué es lo que les ofrecen en otras universidades que nosotros no tenemos? Yo creo que en esto tiene mucho que ver la atención personalizada, el contacto con los equipos docentes y, por su puesto, las puertas que les abre una universidad u otra a la hora de encontrar su primer trabajo tanto en el mundo de la empresa como en las administraciones públicas. La presencialidad les entrena, además, en una serie de competencias que la UNED todavía no ha adaptado o perfeccionado adecuadamente como los procesos de investigación, exposición y defensa de trabajos o tesis.

Tampoco podemos olvidarnos de los estudiantes que más difícil lo tienen y que al final resultan ser los más fieles. Me refiero a aquellos y aquellas estudiantes que compaginan sus estudios con trabajo, cargas familiares, obligaciones o que por su edad o por el tiempo que han pasado fuera de la vida académica deben enfrentarse a retos mucho mayores.

A mi modo de ver, el uso y/o abuso de las nuevas tecnologías, en vez de recortar las distancias las está aumentando y provoca el abandono de los propios Centros Asociados. Partiendo de la base de que son necesarios, la UNED debe entender estos recursos como herramientas y no como su sistema principal de funcionamiento. Los estudiantes del primer tipo difícilmente saldrán bien preparados, si toda su formación la basan en leerse los manuales y ver web conferencias o videoconferencias como quien ve tutoriales en YouTube, y los del segundo tipo necesitan del contacto humano y de la ayuda personalizada. La gran asignatura pendiente de la UNED, a mi modo de ver, es conseguir que los estudiantes vuelvan a las aulas y que sientan la necesidad de acudir a sus Centros Asociados.

Muchos de los estudiantes del Centro solo acuden a sus instalaciones para realizar los exámenes. La vida universitaria aquí es diferente a la que se puede encontrar en una universidad presencial. ¿Consideras que sus estudiantes se implican e identifican con la universidad en la que estudian?

Está claro que un/a estudiante de la UNED se identifica con ella, saben lo dura que es y el grado de perseverancia que les exige, se sienten orgullosos de superar los obstáculos y retos que esta modalidad de estudio les presenta. Quizá la pregunta que debiéramos hacernos es, ¿se implica e identifica la UNED con sus estudiantes? Parece que en los últimos años pretende competir en otra liga y quiere equipararse a otros modelos de universidad que nada tienen que ver con el espíritu con el que se creó. Además, está el tema económico. Se buscan resultados, cifras, beneficios, y todo esto ha de primar sobre el bienestar del estudiante, se ponen plazos y condiciones en las matriculaciones que hacen que el alumno se sienta agredido y maltratado y la única explicación es económica. Quieren tener el dinero cuanto antes y una vez conseguido no soltarlo. Si la universidad comienza a comportarse como una empresa, los estudiantes acabarán comportándose como clientes y eso no es bueno para nadie.

En cuanto al Centro Asociado, ha de hacerse un trabajo de pedagogía con los estudiantes y explicarles muy bien lo que el propio Centro y las Aulas les pueden ofrecer. Esto ha de hacerse al comienzo de cada cuatrimestre. Es cierto que hay unas Jornadas de Acogida a nuevos estudiantes, pero la asistencia a las mismas es muy baja. Las Jornadas de Acogida han de ser, no solo para nuevos estudiantes, sino para toda la comunidad universitaria, incluso para los tutores. Quizá hasta habría que cambiarles el nombre. Si conseguimos que el estudiante venga una sola vez y conozca lo que el Centro puede ofrecerle, hará el esfuerzo por volver y, si vuelve, es muy raro que abandone.

Hay que dejar un mensaje muy claro: acudir una sola vez a la semana al centro asociado, supone acercarse al Centro unas 13 o 14 veces por cuatrimestre y, prácticamente, les asegura el éxito en esa asignatura.

Tras las últimas elecciones de estudiantes, el Centro Asociado a la UNED de Pontevedra ha sido el único centro asociado de España que logrado contar con representación estudiantil en todas las titulaciones. ¿Contamos con una comunidad universitaria activa?

Como ya he dicho, las elecciones a nivel estatal fueron un fracaso rotundo. Las fechas estuvieron mal elegidas y la difusión de las mismas fue pésima. No hubo siquiera suficientes personas para formar el CGE, que debería estar formado por los delegados de Centro Asociado y los subdelegados más votados, y en esta ocasión y ante la falta de miembros ha tenido que contar con los delegados de los Consejos de Facultad. Es algo vergonzoso e inaudito.

Ahora bien, este desastre, indirectamente, nos ha beneficiado como Centro Asociado ya que, aquí, sí que se hizo, desde la delegación de alumnos y el Centro Asociado, difusión de las elecciones y hubo una gran respuesta entre nuestros estudiantes.

Debido a la falta de delegados de Centro, muchos delegados y delegadas de nuestro Centro son miembros del CGE ocupando cargos de responsabilidad y en algunos casos siendo delegados centrales en sus propias facultades o escuelas. Marisol, nuestra delegada de Centro es, además, subdelegada general de estudiantes; Noelia, nuestra delegada de Ciencias, es la delegada del Campus Noroeste; Marisa, nuestra delegada de Filología, es la titular de la Comisión de Igualdad y del CUID; y Leticia, nuestra delegada de Educación, es titular de la comisión de Fondo Social, además de delegada central de su propia facultad; como los son Pilar en la Facultad de Económicas y Albert en la E.T.S. de Ingenieros Industriales. Es, sin duda, un éxito territorial sin precedentes del que creo que todavía no somos conscientes.

La comunidad universitaria es activa, pero necesita formación e información.

¿Cuáles son los retos que tiene por delante la nueva delegada?

Tengo la suerte de conocer a Marisol Fernández desde hace tiempo y no me cabe duda de que los estudiantes han salido ganando con este relevo. Es una persona solidaria, reivindicativa, luchadora y con el carácter suficiente para acometer el gran trabajo que supondrá coordinar un gran equipo de delegadas y delegados, además de afrontar los retos que se le presenten tanto como delegada de Centro, como en su faceta de subdelegada General de Estudiantes.

Los próximos años tendrá que hacer frente a procesos de cambio en temas tan interesantes como el 3+2 o a la implantación de los Grados Abiertos, si es que llegan a ponerse en marcha. También deberá seguir insistiendo en conseguir facilidades en la matriculación o la disponibilidad y gratuidad de las bibliografías básicas de las asignaturas en formato de libro electrónico. Ella y sus compañeras deberán estar atentas para no perder derechos conseguidos por sus predecesores y que intentarán quitarnos, como es el repositorio de exámenes de UNED Calatayud o la semana intermedia de exámenes, entre muchas otras cosas.

En el Centro Asociado tendrá que seguir trabajando en dar visibilidad a la delegación de estudiantes. Me consta que, en este aspecto, tanto ella como su equipo ya tienen en mente proyectos muy interesantes y atractivos. También tendrá que ejercer una labor mediadora con los órganos de gobierno del Centro y de defensa de los estudiantes que, en ocasiones, se torna muy complicada. Debemos pensar que será la representante de los 5000 estudiantes del Centro Asociado en Pontevedra, pero ante el consejo de Centro, o la Junta Rectora siempre estará sola y no es una posición sencilla de gestionar.

Tanto Marisol como su equipo harán un gran trabajo y en breve notaremos la frescura y el empuje que le darán a una institución tan importante como es la Delegación de Estudiantes del Centro Asociado de Pontevedra.